miércoles, 20 de abril de 2011

Herramientas


Agujas: deben ser largas, fuertes y sin punta; con los ojos grandes para pasar el hilo con facilidad pero sin que puedan estropear el cuaderno al pasar por el agujero; es conveniente tener una más corta y con punta para los cosidos a diente de perro.
Base protectora: tablero con superficie autosellable, la mejor base sobre la que cortar.
Bisturí: para cortar y rascar; distintas formas de puntas.
Brocha: para encolar; recomendable la de pelo duro de cerda, de forma plana o redonda; lavar con agua templada y jabón después de usarse.
Bruñidor de ágata: mango de madera cuyo extremo lleva una cabeza generalmente de piedra de ágata plana o de diente de perro para ceñirse al perfil del corte; se utiliza para pulir los cortes de los libros encerados, coloreados o dorados.
Chifla: herramienta de corte, compuesta de una hoja de acero y un mango de madera; la hoja termina en punta ligeramente redondeada; debe estar bien afilada para conservar el corte.
Chillas: tableros de madera de haya o roble, utilizados para sacar cajos y sujetar cuadernillos en la prensa horizontal; pueden sustituirse por cartones para evitar muescas al serrar.
Cizalla: herramienta para cortar a escuadra papel y cartón; también se usa para desbarbar cuadernillos; existen muchos tamaños, desde pequeñas, de mesa, hasta modelos grandes; las cuchillas tienen que estar afiladas y en buen estado para un funcionamiento óptimo.
Compás: instrumento con dos piernas articuladas terminadas en punta y tornillo para fijar las medidas; se usa para tomar medidas y marcar distancias.
Cúter: cuchilla protegida con soporte de plástico generalmente; se puede regular la longitud; para cortar cartón, tela, etc.; recomendable tener uno más fino y otro más grueso.
Escofina: de metal planas o redondeadas, para pulir los laterales de los cartones y dar una sensación de acolchado.
Escuadra: guía para el cúter durante el corte; de metal para que la cuchilla no la estropee; indispensable para obtener ángulos perfectos.
Guillotina: para realizar cortes de precisión; calidad, rapidez y nitidez del corte; herramienta cara y voluminosa; manuales o eléctricas; para realizar con exactitud los cortes a escuadra el libro o material debe estar bien apoyado en los dos topes, el del fondo y el lateral.
Hierros: para dorar, gofrar; formados por dos piezas, una de bronce que lleva grabado el diseño y la otra un mango de madera que permite la manipulación del hierro cuando está caliente; extenso surtido de formas y diseños; tipos de hierros: paletas, florones, arquillos, ruedas, planchas, caracteres; el componedor es un instrumento compuesto por dos planchas de latón colocadas paralelamente y sujetas entre sí a una distancia que permita colocar los caracteres; en un extremo tiene una tuerca para fijar el texto una vez compuesto, para que no se mueva ni caiga; va también sujeto, como el resto de los hierros, a un mango de madera para su manipulación.
Hornillo: para calentar los hierros a la temperatura adecuada; a gas o eléctrico.
Lápiz (o portaminas): para marcar sobre papel o cartón; debe estar bien afilado.
Lija: para lijar imperfecciones del cartón o los laterales, igualar desniveles, pulir los lomos, etc.
Lomera: utensilio de madera con hendiduras redondeadas de distinto tamaño; junto con un instrumento de madera de punta redondeada que sirve para bornear los lomos de los libros.
Madera de risclar: madera delgada con una muesca por la que pasa el cordel para risclarlo; puede ser también una plancha fina de metal.
Martillo: con una de las partes de la cabeza grande y la otra redonda; para redondear el lomo del libro, sentar costuras, realizar cajos, etc.
Pesa: pueden ser variadas como piezas de metal, pesas para encuadernar o piedra apoyada sobre una tabla de madera, libros grandes, etc.
Piedra de chiflar: piedra fina y suave sobre la que se rebaja la piel; la más usada es la piedra litográfica, muy lisa para no hacer marcas.
Pincel: para encolar, etc.; se recomienda de cerdas, de forma plana o redonda; lavar con agua templada y jabón después de usarse.
Plantilla: distribución de los nervios en proporción al tamaño del libro; si seguimos la misma proporción en el serrado evitamos que se marquen las cuerdas o cintas en la piel.
Plegadera: de madera, hueso, teflón; para plegar, doblar, ajustar, para que el material se adhiera mejor en los puntos donde es difícil acceder; debe estar siempre limpia.
Prensa: también llamada prensa de satinar; a volante, fabricada en hierro; las caseras son más económicas; hechas con dos tableros de madera o laminados de unos 15mm de grosor con un tamaño superior al libro que queremos prensar; se pueden sujetar con gatos de carpintero; grados de presión, desde una presión fuerte para el pegado de cartones hasta un prensado suave durante el proceso de secado para evitar abarquillamiento.
Prensa de dorar o “burrito”: pequeña prensa horizontal; se utiliza para estampar, por ligera presión, planchas con oro o gofrado en las cubiertas de los libros; sujetan el libro mientras se dora o mientras se trabaja en el lomo.
Prensa de sacar cajos: herramienta básica para realizar en el lomo cortes para el cosido y para sacar los cajos; prensa horizontal.
Punzón: aguja fuerte con mango de madera para deshilachar los cordeles, repasar los sierres de un cuadernillo grueso cuando no han atravesado todas las hojas, para realizar agujeros en los cartones para pasar los cordeles o para hacer agujeros finos para coser a diente de perro.
Regla: metálica de acero o de aluminio para marcar, hacer cortes rectos y hacer bien las esquinas; que mida entre 300 y 600mm, con indicación de los milímetros.
Rejón: cuchillo de encuadernador, de hoja plana, se usa para dividir las hojas plegadas; para quitar restos de cola y cortar hilos de encuadernación anterior.
Sargento de carpintero: para el prensado, mínimo dos de 20cm de largo.
Sierra de mano o serrucho: para hacer cortes en los cuadernillos, donde van las cuerdas o las cintas; para los cortes de cabeza y pie para poder realizar el cosido; de mayor o menor grosor según la necesidad.
Telar: para el cosido; se compone de una tabla fija sobre cuatro pies; en ella están colocadas perpendicularmente y en vertical dos roscas de madera rematadas en los extremos por tuercas también de madera; en la parte superior de las roscas hay un travesaño en el que se atan las cuerdas, y bajan verticalmente hacia la tabla, cerca de la extremidad del frente, en donde se forma una entalladura para recibir las cuerdas o cordeles.
Tenaza de nervios: utensilio a modo de pinza para ceñir la piel a los nervios en las cubiertas de piel.
Tenaza sacabocados: para hacer agujeros; en su lugar se puede usar un troquel y martillo.
Tijeras: sencillas para cortar papel, tela, etc.; limpiar para retirar restos de cola, etc.

<h2>Botánica</h2>

Cartel de la Exposición Visto y no visto, el Taller de encuadernación 2016-2017 de la Casa de Cultura de San Lorenzo de El Escorial se ...